¿ Por qué alguien decide dar un paso al frente e implicarse en política?

Son tiempos en los que mucha gente comienza a estar harta de determinadas acciones o inacciones, de modo de ejercer la política municipal, aquella en principio más desinteresada, pero que con algunos ejemplos, parece ser más interesada que interesante.

Hoy presentamos una carta de alguien que quiere dar ese paso. El nombre del él y el nombre del pueblo sirven como ejemplo de miles de jóvenes que a día de hoy sienten esa mezcla de motivación, de impulso o quizá obligación para “mojarse” por un objetivo; un pueblo mejor.

Me encuentro en un momento de mi vida, en el que tal vez, por la edad, o tal vez por la experiencia, cada vez me cuesta más, arraigarme a la utopía. También, y seguramente por los mismos motivos anteriormente expuestos, me encuentro en un momento de mi vida, en la que me cuesta muchísimo más, pasar de largo ante síntomas claros de involución, apatía e individualismo.

Puedo decir que he hecho de mi vida La Cabrera, y mi vida en La Cabrera. Me trajeron aquí, justo a la edad, en la que empiezas a construir todo aquello que te acompañará el resto de tu vida. Varias veces me he alejado, y ha sido siempre esa perspectiva la que me ha empujado a volver. Aquí me he convertido en lo que soy, aquí he crecido, he vivido, he invertido y he creído en todo lo que podía aportar y recibir de esta decisión.

Siempre he visto la política municipal con una mezcla de recelo y admiración.
Sí, admiro y agradezco a todo aquel que ha dado un paso adelante, ya haya sido para gobernar, hacer oposición, o formar parte de cualquier lista electoral de cualquier opción política, al servicio de La Cabrera. Conozco bien la vida rural y el escarnio al que se exponen (dejo de lado en esta carta sospechas y suspicacias que darían para otro debate), simplemente les admiro y agradezco el tiempo invertido.
Ahora soy yo quien da un paso adelante para arrimar el hombro, lo hago con miedo y pudor, siendo consciente del riesgo y la responsabilidad, pero huyendo de siglas y de política tradicional. Lo hago creyendo en el municipalismo, en la participación, en la transparencia y en el poder y el talento de la gente que compartimos un espacio, un tiempo y las mismas carencias y necesidades que nos deben unir y no separar.
No me animan rencores ni intereses, no creo en las cansinas polémicas de política nacional de constantes reproches y nos obliga a tener que mirarnos si somos de “los unos o los otros”, creo que eso no tiene sentido en el municipalismo, donde las siglas nos separan y la convivencia nos acerca. No me mueve echar a nadie, sino sumar a cuantos más mejor, en un momento en el que nuestro pueblo se apaga y languidece.

Creo que vivimos en un pueblo que se encuentra en una coyuntura complicada, tiene implícito un montón de características innatas que nunca le han valido para dejarse llevar y caminar por sí solo.
Tenemos un medio natural envidiable para otros municipios, pero seguramente superado también por muchos otros. Nuestra distancia y comunicación con Madrid, nos lo hace accesible, pero complicado para bajar y subir a diario, y demasiado cerca para ser un centro logístico-industrial. Gozamos de un buen patrimonio cultural, pero no lo suficientemente atractivo para poder competir con castillos, murallas, o cascos históricos, de otros municipios.
Por todo esto, creo en la importancia de tener que poner de manifiesto nuestro principal patrimonio, la ciudadanía, los vecinos de La Cabrera. Si no colaboramos todos, participamos en la construcción de un modelo de pueblo y nos implicamos en todo aquello que falta por hacer para poner en valor nuestras características innatas, nadie va a venir a hacerlo por nosotros. Si dejamos que todas nuestras carencias y virtudes como pueblo nos pasen de largo no seremos otra cosa que cómplices de la desidia que nos acompaña.

Me anima a escribir esta carta el miedo a lo público. Lo necesito como terapia donde sean mis propias palabras las que aclaren mis ideas y mi motivación, y porque creo que si ya de alguna manera, por ingresar en una lista electoral soy persona pública, pienso que no está de más dejar claro por mis propias letras, que es lo que me mueve a ello, y hacia donde quiero caminar.

Javier Dávila Casado.

Anuncios

2 thoughts on “¿ Por qué alguien decide dar un paso al frente e implicarse en política?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s